Recorto por aquí, recorto por allá.

Gracias a los recortes y a la reforma laboral que el “gran gobierno” de “esta nuestra gran nación” está llevando a cabo, nos acercamos cada vez más a uno de los mayores problemas a los que una sociedad se podría enfrentar; “La Incultura General”

Los recortes en educación en una población con un nivel cultural ya mermado tras varios cambios en el modelo educativo, cada uno peor que el anterior, la falta de valores de la población joven y no tan joven, la falta de motivación y el desesperanzador futuro que nos acecha, no ayudan en absoluto a mejorar la situación.

Las empresas no contratan personal sin formación y tampoco lo hacen alegando que “no tienen dinero” para hacerlo.

Los chavales no estudian porque no hay trabajo y el pensamiento colectivo es “¿Para qué lo voy a hacer si no sirve para nada, tal y como está el país? Si total para terminar trabajando de camarero, repartidor, teleoperador, limpiando mesas en un burguer, etc. no se requiere ninguna formación específica.”

Cada vez que se hace un recorte en educación estamos condenando a varias generaciones a la ignorancia. Así como cada vez que se hace un recorte en la sanidad estamos acortando la esperanza de vida de las personas ya que estamos limitando el derecho a la salud solo para aquellos que puedan pagársela.

A la “menestra” de trabajo yo le preguntaría: ¿Está usted dispuesta a ser despedida con una patada en el culo? ¿Está usted dispuesta a renunciar a su salario de ministra + diputada + etc. + etc. + extra + dietas + plus y cobrar el salario mínimo interprofesional de 641.40€ y predicar con el ejemplo, sobre todo si tenemos en cuenta que a Uds. los Católicos Apostólicos Romanos les encanta predicar? O bien, ¿Hará Ud. gala del refrán a Dios rogando y con el mazo dando, ya que de todos es sabido que a los del PP les encanta dar con el mazo en el lomo del obrero?

En referencia a Reforma Laboral de la Srta. Fátima Báñez , y para que el Sr. José Ignacio Wert se lo explique si puede, solo he de decir que en la lengua española disponemos de un gran léxico y una mejor sintaxis gracias a la cual si en una misma frase, añadimos una coma, una preposición, cambiamos un acento, alteramos el orden de las palabras, etc. el significado puede cambiar completamente.

El ejemplo lo tenemos muy claro en la foto y se explica así:

¡Pero qué mona va esta chica siempre!

¡Pero qué va, chica! ¡Siempre esta mona! (¡ojo! no es lo mismo que ¡Siempre está mona!)

Pero… ¿Esta mona que siempre va de chica? …

Esta chica que siempre va de mona.

Pero chica, que esta mona va siempre.
… ¡pero siempre que va esta mona, chica!…
¡Chica! ¿Esta mona que va siempre…?

Podría ponerlo de más formas, pero creo que queda claro que intento llamar mona, en el sentido más peyorativo de la palabra, a Fátima Báñez.

La ministra de trabajo que no sabe lo que es trabajar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s